martes, 5 de febrero de 2019

Mesa para dos

Por el propósito esdrújulo de ella quedaron en el Ágora, un restaurante también del agrado de él por hallarse en la calle Newton número 7, cabalístico, impar y primo.
Para ella brócoli con orégano y fécula  de primero; nécoras de segundo.
Para él lo del número 3 y el  14 de la carta, para el que el algoritmo forme Pi.
Ella se fijó en sus omóplatos, en su cráneo, en su acústica.
 Él admiró la tangente de sus curvas, sus cosenos, sus senos.
Consensuadamente pasaron la noche en el hotel Ábaco.
Pírrico, afirmó ella.
Innumerables, contó el.


(para la web ENTC y el restaurante "La Gilda"


No hay comentarios:

Publicar un comentario