martes, 20 de enero de 2015

Ausente, ma non troppo

Usted es el primero que la abre. Hace años que no entra el sol por esta ventana.
Comenzó a llover el mismo día en que él falleció. Las gotas fueron abordando el cristal de forma silente, piano piano, animándose unas a otras con un ritmo trepidante, increscendo, hasta quebrar las nubes, mezzoforte, hasta agitar la tormenta, mi tormento.
También debería intentar reparar el piano, su piano. Ya no suena. Por más que acaricio sus teclas, sigue mudo. Como si no sintiera nada, como el que oye llover.

7 comentarios:

  1. ¿Y no ha ganado?
    Qué injusticia, por cosas como esta no soy muy de ReC (con todos mis respetos)
    Felicidades por el micro, tan logrado.

    ResponderEliminar
  2. También a mí me gusta. Es un relato muy lírico, en el que la música de la tormenta sustituye el silencio del piano. Tal vez el final de un duelo, por fin entra el sol después de mucho tiempo y la música no tardará en volver a sonar. Muy bueno.

    ResponderEliminar
  3. Su piano, mi tormento. Elegante, Raquel, y los otros, como el que oye llover.
    Un beso en la piel.

    ResponderEliminar
  4. Dolor y sensibilidad, un piano tristemente mudo, pero quizá alguien sepa llenar ese vacío, pues el sol también ha vuelto a
    entrar por la ventana.
    Con galardones o sin ellos (esos jurados), un relato para paladear.
    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Un relato muy poético con claves musicales que se me escapan debido a mi ignorancia en el tema. Volveré cuando suene otra música. Qué torpe soy o a qué he dedicado mi vida. Besos.

    ResponderEliminar
  6. Qué bonito, Raquel. Fantástico. Yo también te voto para que ganes en ese Rec paralelo de despojados. Deja sabor a paz tras su lectura. Besos, genia.

    ResponderEliminar