jueves, 21 de junio de 2018

Thriller

Los dejaremos entrar en nuestra habitación esta noche, cuando salgan del jardín. Con la luz de las linternas en nuestro rostro, les daremos un buen susto y cuando recuperen el aliento jugaremos al póker con los billetes del Monopoly y reiremos con algún chiste macabro. Eso sí, sin montar mucha bulla para que no se entere mamá.
Ella dice que no existen, que siempre estamos contando cosas de esas y lo dice con esa voz dormida que se le quedó cuando se fue papá, con los ojos perdidos y con una mueca casi de asco que le produce hablar de muertos vivientes.

Otra final mensual para este lunes. El voto popular no es decisivo pero es importante. Si quieres votar por mi relato puedes hacerlo AQUÍ indicando "Semana 30"


viernes, 8 de junio de 2018

Viernes creativos

El zumbido de un insecto se acerca a mi oído cuando el muecín inicia la llamada a la oración desde lo alto del minarete. Los hombres, tras la ablución, comienzan el rezo.  La laxitud de mi piel y el respeto por sus costumbres me impide moverme pero no imaginarte. Me cedo a la calma y en la belleza de lo onírico vuelvo a recordarnos desnudos.
El insecto insiste, derrumba el sueño. De entre sus escombros la luz esboza  las aristas de nuestra cama que dejaste vacía. Mi cabeza da vueltas como un derviche danzante, te imploro, te rezo, como una oración, como acto de fe.

Para los viernes creativos del "Bic Naranja" hoy con imagen de Dirce Hernández

martes, 22 de mayo de 2018

Rayas azules sobre fondo gris

La muerte se ha olvidado de nosotros y también de las ratas, que nos despiertan con su corretear entre las mantas, o el afilar de sus dientes en la madera de las literas.
También ellas pasan frío aquí, dicen los que ya han sobrevivido otras nevadas en este infierno y lo dicen con esa quietud lacerante que se filtra entre los huesos, allí donde alguna vez tuvimos carne.
Hoy se ha colado por la alambrada una mariposa; sus colores rojizos destacaban sobre el gris, sus alas me trasladaron a otros momentos, creo incluso que lloré; pero su cuerpecillo es insípido. Prefiero las ratas.

Con este relato me he alzado hoy con la final semanal de Relatos en la Cadena Ser. El próximo lunes hay final mensual y el voto popular contabiliza como un voto. Si te gusta el relato, vota por la semana 28 AQUI

lunes, 14 de mayo de 2018

De letras o de ciencias

Seguramente la más compleja de las elecciones a las que me vi sometida en mi adolescencia fue esa dicotomía sempiterna que nos inculcaban desde la escuela; ser de letras o de ciencias. Esa bifurcación constituía un soliloquio shakesperiano, un ser o no ser, un he ahí la cuestión.  
Sin duda en esa pubescencia me resultó mucho más sencillo elegir entre el guaperas con chupa de cuero y mirada felina o el interesante empollón de gafas redondas y cara de no haber roto un plato. Ninguno de los dos aceptó mi propiedad conmutativa y ninguno de esos sumandos alteró el producto de mi soledad.  El resultado fue muy sencillo, un conjunto vacío hasta los 23 años. 
Justamente con esa edad, siendo ya una mujer de letras puras y a punto de finalizar mi carrera de Filosofía apareciste tú y dejé de ser yo y mis circunstancias, para convertirme en  las tuyas. Lo nuestro constituía una ecuación de segundo grado en donde yo fui siempre una constante y tú una variable rodeada de incógnitas.  
Decidimos formar un polinomio, que a mí que seguía siendo muy poética, me gustaba porque rimaba con matrimonio. Tras pasar unos meses midiéndonos los perímetros de aquel círculo vicioso, decidiste salirte por la tangente y te alejaste de mí.
Ahora que ya han pasado unos años, no quiero oír hablar de matemáticas bajo ningún concepto. De hecho he rechazado a Pietro, un pretendiente Italiano con el que estaba intimando cuando me ha dicho que mejor le llamara Pi.




miércoles, 9 de mayo de 2018

Incontinencias

    Me tilda de exagerada y me pide paciencia la malhumorada rechoncha de ojos saltones que me precede en la cola del baño. Retuerzo mis piernas y las ganas de decirle algún improperio y aprieto la musculatura del suelo pélvico. Para más INRI, el grifo gotea como la canción que suena afuera, des pa ci to.
    Mi vejiga no puede soportar tanta presión así que golpeo la puerta de la rechoncha, que ya ha entrado y que a tenor del sonido, alberga las cataratas de Iguazú bajo su falda.
     Una vez dentro descubro que ha agotado todo el papel higiénico, supongo que en limpiar sus inmensas nalgas; que no ha tirado de la cadena y que ha olvidado su móvil sobre la papelera.
    Cuando mi esfínter se relaja, lo hacen también mis ojos al ver cómo navegan sus datos al presionar, yo sí, el mecanismo para vaciar la cisterna.


Imagen: annie leibovitz
Texto para la web Esta noche te cuento

domingo, 29 de abril de 2018

A Ursi

Durante el invierno me gusta abrigarme, cubrirme de muchas capas para que él me desnude. Lo hace con calma, como si el tiempo pudiera detenerse entre sus manos y yo.
A veces, entre mis recovecos, me hace cosquillas y se sonríe porque, a tenor del resultado sabe que es un artista.
Me trata con mimo, con cuidado, con la pericia y delicadeza de un hombre inigualable, único; hace de mí lo que le viene en gana.
Cuando al fin termina de desnudarme, me abraza y yo, me duermo en su regazo como un tronco, como si en definitiva, no fuera más que un trozo de madera; su más preciada madera.


martes, 17 de abril de 2018

Donde habita el olvido

Dicen que incluso allí,
donde habita el olvido, 
las malas hierbas
nunca morimos.



Imagen: Juan Ceron