lunes, 12 de febrero de 2018

Lunes

Hay días que amaneces poeta y tus lunes huelen a nubes, otros en los que me atormentas y me envuelves de tempestad; después están estos, los que te transformas en ciclón tropical y tu nombre gira en círculo sobre mí.

Fotografía Floria González.

martes, 6 de febrero de 2018

Aislados

Los rincones vacíos de la casa ya desmantelada albergan manchas de humedad, ese olor a mugrienta rutina que no supimos cubrir con capas de pintura. Por más que me empeñé en tapar las grietas que iban adueñándose de cada estancia, todo se resquebrajaba de forma irremediable.
Ni los albañiles, ni el arquitecto, ni siquiera el psicólogo de parejas que contratamos por horas, pudieron acabar con esa manía tan tuya de arreglarlo todo con cinta aislante.


jueves, 25 de enero de 2018

La penúltima fiesta de fin de año

Ya recogerían la mesa mañana y barrerían el confeti que, de tanto jolgorio, tuvo la impertinencia de colarse incluso por su ropa interior.
Ya se arrepentirían al día siguiente, al verse juntos desnudos, en la misma cama, sin nada que contar y mucho que olvidar.
Tratarían de esconderse en los pliegues de la piel, en los surcos de cada arruga, para no pensar en lo que dirían sus hijos si se enterasen de lo que suele ocurrir en las fiestas del asilo.

(Fotografía Mercé Rodríguez)

jueves, 18 de enero de 2018

domingo, 14 de enero de 2018

Clown por prescripción facultativa

Para celebrar nuestras bodas de plata, nuestros hijos nos regalaron un crucero por los fiordos noruegos; una segunda luna de miel, aseguraron.  Al volver,  a Mayra se le ocurrió acudir a un terapeuta, un charlatán de esos que creen saberlo todo sobre relaciones de pareja, un embaucador que le dijo que era terrible no haber hecho el amor en quince días.Le habló del paso del tiempo, de la rutina, de la apatía, bla, bla, bla…
Accedí a seguir las consignas  de su terapia no por mi mujer, sino porque se había puesto en entredicho mi masculinidad. Al principio fue divertido aquello de las “fantasías”. Me divirtió corretear con el látigo de Indiana Jones, auscultarla jugando a los médicos, incluso tuvo su punto lo de los cavernícolas, pero con los días, se fueron acabando las ideas, y los cimientos de nuestra relación -eso decía ella- volvían a tambalearse.
Debéis añadirle más ingredientes, nos dijo en la última sesión;  y yo, que no voy a ceder en mi empeño de honrar mi virilidad, aquí estoy, en una cafetería donde no cabe más gente, vestido de payaso, esperando que venga ella, de domadora, para recibirla con un sonoro ¿cómo están ustedes?


jueves, 11 de enero de 2018

Pecando allende los mares

Los mejores regalos llegan cuando menos los esperas, cuando ya no hay luces por las calles ni señores disfrazados de los únicos Reyes que tienen acceso a la república independiente de mi casa. Regalos que vienen un miércoles lluvioso, cuando el sol ya está en el ocaso. Regalos desde la otra punta del país, La Palma ni más ni menos. Regalos con un envoltorio maravilloso, la voz "pecaminosa" de Ana Vidal 
La sección "En pocas palabras" da comienzo en el minuto 69:40
Para escucharlo, pulsa AQUI


martes, 9 de enero de 2018

Ida y vuelta al abismo

    Bucear en el lago que había al lado de la casa siempre me trajo suculentas recompensas. 
    Con doce años, y a pleno pulmón, rescaté la bici que nos habían robado y que mi madre nos compró con sus ahorros. Con quince, descubrí que la apnea podía dejarme ver durante más tiempo a Eulalia, que se las daba de beata, entrelazar sus piernas una y otra vez con Quique, el monaguillo. A los 18 comencé a estudiar ciencias del mar y coincidí nuevamente con ella, que me enseñó los más bellos corales.
    Tras su portazo he vuelto aquí, para tratar de encontrar peces abisales... esta vez sin botella.

Imagen tomada de la red