viernes, 14 de diciembre de 2018

Arreglá pero informal

    A pesar de que la lluvia, esa ingrata que se empeña en ahogar mis exiguos ratos de sociabilidad, ha golpeado con fuerza los cristales desde el amanecer, he ido a la peluquería.  Esta vez he llevado tu paraguas, que es más grande y hace juego con el luto.
   Nada, lo de siempre, que si VOX, que si las banderas y los mocos, que si esas feministas, que qué se creerán que van a cambiar ahora y yo ahí, con mis rulos asintiendo con la cabeza pensando en que la única injusticia que conozco es que ya no puedas ser tú quien me atusa el pelo.

Para los viernes creativos de Ana Vidal hoy con fotografía del Sr. Alarido.

jueves, 13 de diciembre de 2018

La imagen del día

     Descubrí que el mundo y sus colores poco me importaban si estabas al otro lado del cristal donde me miras.

(Imagen Holly Andres)

miércoles, 12 de diciembre de 2018

Y fueron felices


     Salieron juntos de la mano, felices, como las consabidas perdices, por haber firmado su separación. Ni terceras personas, ni problemas económicos, ni siquiera un cuñado incómodo. Fue la rutina. Ese saber qué va a decir antes de que pronuncie una palabra, la falta de improvisación año tras año, la ausencia de relaciones sexuales, en definitiva un cóctel que fue fermentando una historia de amor que parecía inquebrantable.
     Se sentaron en un banco, se miraron a los ojos y Cenicienta dejó caer al fin sus zapatos. El sonido del cristal fue la banda sonora del último beso. Posiblemente el único sincero.


Fotografía: Holly Andres

viernes, 16 de noviembre de 2018

Zenda

Finalista en los cuentos de Zenda
"A priori, enamorarse de un muerto puede parecer descabellado o propio de alguna filia de carácter psiquiátrico..."
Para seguir leyendo el relato pulsa AQUI


viernes, 26 de octubre de 2018

Cambio horario

Éramos (casi) incompatibles. Él se regía por el horario de verano, guardaba en la piel el sol, el día. Yo siempre fui noche, luna  e invierno, razones estas que nos llevaron a encontrarnos tan sólo dos veces por año. Lo hacíamos en esa hora que no es de nadie, en ese momento mágico que existe y desaparece como si el tiempo pudiera aniquilar lo sucedido en 60 minutos. 
 Ahora quieren estropearlo todo con lo de aunar horarios, pero el amor es mucho más fuerte que todo eso. De hecho, yo ya he comprado mi billete a Canarias.

(Para los viernes creativos que propone Ana Vidal , hoy con la imagen de Elmar Geissler)