miércoles, 13 de febrero de 2019

Beber con mucho arte

Años de buenas cosechas, de exaltación pública de la amistad y de que por nuestras venas no discurra más sangre que la del vino, nos ha hecho ganarnos a pulso el apelativo de “Los borrachos”, así nos llaman; sin más metáforas ni florituras.
Al principio nos ofendía, pero negar la evidencia sería un trabajo tan vano como evitar la resaca.
Por todo esto si algún día vienes a este Prado a beber con nosotros, o si nos ves en algún catálogo, no menciones aquello del Triunfo de Baco, llámanos simplemente Los borrachos.

Para la Web ENTC y para Miradorio Bodegas

martes, 5 de febrero de 2019

Mesa para dos

Por el propósito esdrújulo de ella quedaron en el Ágora, un restaurante también del agrado de él por hallarse en la calle Newton número 7, cabalístico, impar y primo.
Para ella brócoli con orégano y fécula  de primero; nécoras de segundo.
Para él lo del número 3 y el  14 de la carta, para el que el algoritmo forme Pi.
Ella se fijó en sus omóplatos, en su cráneo, en su acústica.
 Él admiró la tangente de sus curvas, sus cosenos, sus senos.
Consensuadamente pasaron la noche en el hotel Ábaco.
Pírrico, afirmó ella.
Innumerables, contó el.


(para la web ENTC y el restaurante "La Gilda"


martes, 22 de enero de 2019

Obsolescencia programada

     Habría cogido alguna vez un hilván, incluso pudo haber jugado a colocar los alfileres de colores en el acerico, pero dicen que la genética es caprichosa y ella, como su padre, prefirió el caballo. Un corcel blanco que la llevó a vivir del cuento y olvidar los estudios. Además, ¿a quien le importa ya conocer el significado de huso o de rueca?


viernes, 28 de diciembre de 2018

Carreteras secundarias

    Seguramente no te llamarás Thelma. Tampoco yo soy  Louise. 
    Es muy posible que Jamás viajemos por Arkansas en un Ford Thunderbird,  ni nos alojemos en un motel barato de Oklahoma. Probablemente no levantaremos polvo derrapando por las carreteras de Arizona perseguidas a orillas del Gran Cañón, ni tengamos el placer de ver semidesnudo a Brad Pitt con sombrero de cowboy.
    Quizás no conducirás un descapotable azul, ni yo portaré una pistola para acabar con el primer tarado que trate de violarte, pero estate tranquila. Cada vez somos más Thelmas y más Louises dispuestas a ayudarnos en las calles. Sin necesidad de rodar una road movie ni tener que acabar rindiéndonos o saltar por los aires 

Para la Web "Esta noche te cuento"

viernes, 14 de diciembre de 2018

Arreglá pero informal

    A pesar de que la lluvia, esa ingrata que se empeña en ahogar mis exiguos ratos de sociabilidad, ha golpeado con fuerza los cristales desde el amanecer, he ido a la peluquería.  Esta vez he llevado tu paraguas, que es más grande y hace juego con el luto.
   Nada, lo de siempre, que si VOX, que si las banderas y los mocos, que si esas feministas, que qué se creerán que van a cambiar ahora y yo ahí, con mis rulos asintiendo con la cabeza pensando en que la única injusticia que conozco es que ya no puedas ser tú quien me atusa el pelo.

Para los viernes creativos de Ana Vidal hoy con fotografía del Sr. Alarido.

jueves, 13 de diciembre de 2018

La imagen del día

     Descubrí que el mundo y sus colores poco me importaban si estabas al otro lado del cristal donde me miras.

(Imagen Holly Andres)

miércoles, 12 de diciembre de 2018

Y fueron felices


     Salieron juntos de la mano, felices, como las consabidas perdices, por haber firmado su separación. Ni terceras personas, ni problemas económicos, ni siquiera un cuñado incómodo. Fue la rutina. Ese saber qué va a decir antes de que pronuncie una palabra, la falta de improvisación año tras año, la ausencia de relaciones sexuales, en definitiva un cóctel que fue fermentando una historia de amor que parecía inquebrantable.
     Se sentaron en un banco, se miraron a los ojos y Cenicienta dejó caer al fin sus zapatos. El sonido del cristal fue la banda sonora del último beso. Posiblemente el único sincero.


Fotografía: Holly Andres