martes, 17 de enero de 2017

Volando voy

Para implorarle que vuelva a casa he decidido salir yo de ella.
He dejado todo como lo dejó tras el portazo. La cama sin deshacer, los vasos con el carmín que no borré de su boca y ese aroma a belleza que rezuma desde el neceser.
Su ropa interior continúa tendida, no la he quitado. Tan sólo he acariciado por última vez sus medias durante la caída.
He querido despedirme de las vecinas, pero ninguna miraba por la ventana.


jueves, 5 de enero de 2017

Noche de Paz

Como todos los años,  el día de Navidad, mi madre permanece encerrada en la cocina, mandil en ristre,  jurando en arameo. Mientras tanto,  los peces beben y beben y vuelven a beber, justamente como mi padre, que en su cuarta copa de vino,  debate con mis tíos si el Rioja tiene más cuerpo que el Ribera de Duero; y para cuerpos, el de mi prima Rosita, que a sabiendas de que me vuelve loco, se contonea pecaminosa por el camino que llega a Belén.
Entre tanto jolgorio familiar, mi abuelo deja de amenizarnos con la zambomba y la pandereta para abrir la puerta a dos vecinas chismosas que al olor de las gambas a la plancha que se filtra por el patio de luces, se cuelan hasta la cocina con la excusa de felicitar las fiestas.
Troylo ya no tiembla con los cohetes, ni mueve el hocico cuando el pavo sale del horno, tan sólo golpea tres veces su pata ancha de eterno cachorro cuando escucha decir que hoy es veinticinco de diciembre, y lo hace con desdén, como si quisiera poner fin a estas fechas, fun, fun, fun.

Relato para el concurso #CuentosdeNavidad de Zenda Libros

martes, 20 de diciembre de 2016

Presentación en Madrid de un Tiempo Breve

5 años 
130 escritores
260 relatos 
1 Tiempo breve
 1 Placer (enorme)

(para todo lo demás, "Esta noche te cuento"

miércoles, 7 de diciembre de 2016

Hogar dulce hogar

De un certero bocado, le arrebató un beso, uno de esos que se daban cuando la llama de la pasión no había hecho estallar aún la rutina por los aires; uno de esos que llenaba la estancia, ahora diáfana, de lo que fue su alcoba durante años.
Desde hace tiempo él duerme en el sofá, y ella, muchas noches, en la cama de su mejor amigo, pero aun así, cada dos años, reparan grietas, sanean humedades y pintan de mentiras las paredes, por si algún día tienen visitas 

Imagen tomada de la red

martes, 22 de noviembre de 2016

Azul celeste

No era el mar pero se le parecía. Lo coloreó con trazos fuertes y con sus pequeños dedos, lo difuminó hasta fundir el color del cielo y del agua.
Se puso el vestido de los domingos, el último que ella le compró antes de marcharse.
Colocó un barquito de papel sobre el lienzo, apretó sus coletas y se encaramó a la proa. 
Sopló todo lo fuerte que pudo hasta embravecer las olas y alcanzar las nubes y el pelo de mamá.


martes, 15 de noviembre de 2016

Tempestad

Espero que puedas perdonarme por llegar con la lluvia, por aferrarme a tu puerta como un gorrión recién caído del nido y hacerte pensar que necesitaba cobijo.
Llovió durante semanas, las paredes filtraron la humedad, las sábanas se mecieron con las olas y, exhaustos, fuimos incapaces de achicar más agua en nuestra piel.
Hubiera pasado así el resto de mi vida, pero salió el sol, y como otras, quisiste quebrarme las alas.
No pienses que fui ave migratoria, sólo quiero que sepas que me asustan las jaulas y adoro las tormentas.