miércoles, 7 de octubre de 2015

Misión casi seguro imposible

El puñetero ojo de la cerradura se tambalea en la dirección opuesta a la llave. Todo se mueve vertiginosamente y apenas puedo distinguir si es el miedo o esas luces de destellos cegadores lo que me está revolviendo el estómago.
Pero ahora que he llegado hasta aquí no voy a tirar la toalla, completaré la misión conforme Joe me dijo, sigilosamente, manteniendo el secreto. 
Somos un equipo, reiteró. Si tú caes, yo iré detrás. 
La puerta se abre, una mujer me espera. Maldita sea, es la mía. Me huele, me envía a la cama, el pasillo se hace estrecho.
Game Over.


4 comentarios:

  1. Muy bueno ¡¡Y me encanta el título!! (Y no desesperes: hasta ahora, los mejores relatos los he visto más en los despojos que en la radio, ya llegará tu turno) Salud¡¡

    ResponderEliminar
  2. Como te dice Dorrego, muy bueno tu micro. Seguimos con los intentos porque merece la pena la hornada y disfrutar de su lectura.
    Besicos muchos.

    ResponderEliminar
  3. Jajajaja. Además de bueno, sinpático.

    ResponderEliminar
  4. Eres una engañadora, de las buenas. Hasta el final final... no he visto lo imposible de la misión. Ni Tom Cruise.

    ResponderEliminar