martes, 17 de noviembre de 2015

Mimos

Vuelven a dejarlos debajo de sus camas. Les tengo dicho que lo hagan así para evitar que puedan golpear los orinales al levantarse.
A María se lo compré rosa, no por distinción sexista, sino porque es su color favorito, y a Amadeo, blanco, porque es merengue desde que nació.
Él moja las sábanas de vez en cuando. Le riño pero no me escucha, está en su mundo. No me preocupa, supongo que son cosas de su edad.
 Ella no quiere llevar pañal, se siente muy mayor.
 - No me trates como a un bebé, me reprocha con las mejillas de mil colores que se pinta cuando me coge el maquillaje. A pesar de todo, me hace sonreír.
 - Mamá, le digo, ¿sabes? Te quiero mucho.


7 comentarios:

  1. Dan ganas de ir a achuchar a esos criaturas, si es que son la mejor gente que hay. Los míos ya crecen, como debe ser, pero a veces recuerdo y echo de menos esa etapa.
    Un abrazo, Piel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que la imagen que he acompañado al texto, induce a error. No estoy hablando de niños, pero en cualquier caso, gracias. Tú sí que eres un Ángel

      Eliminar
    2. Pues que poco tino he tenido. Es que los pequeñajos son una de mis debilidades y se ve que me he cegado yo solito al ver la foto. Las criaturas estaban un poco creciditas entonces. Visto así, que es como hay que verlo, resulta que tu relato me gusta todavía más, ha conseguido sorprenderme, a la vista está.

      Eliminar
  2. Qué relato tan delicioso y qué bien lo has reflejado como se transforman en niños adorables. Besos y enhorabuena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto. Ese retorno a la infancia es adorable. Gracias.

      Eliminar
  3. Una imagen narrada con mucho cariño y respeto. se merecen eso y mas.

    Me gustó.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se merecen todos los mimos que nos han dado y más, sí.
      Gracias por pasearte por estos lares.

      Eliminar