domingo, 12 de marzo de 2017

Cosas que hacer

Este viernes por fin llegó el día del parto. No hicieron falta avezadas matronas ni epidural ni oxitocina. Todo fluyó con la normalidad que la felicidad permite. El niño se vio arropado por el cariño de todos los que se acercaron a ver su carita sonriente.
Cuando un niño es deseado, cuando se han puesto durante meses toda la ilusión posible sobre él, el parto es una fiesta estupenda y el éxito está garantizado.
A partir de ahora sólo nos queda verlo crecer, los mimos los tiene asegurados.
Gracias a todos los que habéis hecho posible este sueño.
Gracias, mil gracias

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada